Teléfonos de Información y citas
955 844 253 - 616 344 889 - 628 363 896

¿Hasta cuando el instrusismo profesional?


EL INTRUSISMO PROFESIONAL EN FISIOTERAPIA
A pesar de la claridad que ofrecen las leyes actuales respecto al intrusismo profesional, sigue siendo frecuentísimo que en pueblos y ciudades existan personas que se atribuyen capacidad para realizar actos, funciones y consejos, que están reservados exclusivamente a personal sanitario titulado.
Sin ir más lejos, cuántos masajistas, osteópatas y quiromasajistas tienen montadas consultas y despachos clandestinos, en sus casas, cocheras o donde sea, amparados en cursillos y diplomas, que hicieron no se sabe dónde ni cuándo.
El daño que pueden provocar por su falta de conocimiento puede ser importante, y por muchos años que lleven practicando el intrusismo profesional, carecen de los conocimientos científicos adecuados, además del referido título oficial, para saber y poder tratar cualquier problema de salud. Estas personas cometerían intrusismo aún haciéndolo de forma gratuita, que no es el caso, pues no están autorizados para ello.
Por tanto quiero ser totalmente contundente con este tema, centrándome en los tres requisitos más importantes para poder realizar una terapia sanitaria:
UNO.- Nadie en España está autorizado a realizar un tratamiento fisioterapéutico, si no es un profesional sanitario con el título correspondiente, por muchos cientos de cursillitos y diplomas que cuelguen de esas paredes clandestinas. Y este título sólo se obtiene superando los requisitos legales exigidos por una UNIVERSIDAD. Así lo establece la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias.
DOS.- la Ley establece que para realizar cualquier tratamiento sanitario, se debe estar colegiado y protegido por un Colegio Oficial. ¿Puede alguien decirme donde está el Colegio Oficial de Masajistas en Sevilla?
TRES. Otro de los puntos importantes es que para poder realizar cualquier actividad sanitaria, además de todo lo anterior, el lugar de trabajo debe estar dado de alta y debidamente autorizado como centro sanitario. Y evidentemente, las salas en casas particulares, cocheras, y esos otros sitios tan estrambóticos donde se practica este intrusismo, tienen menos papeles que una choza.
Finalmente, no voy a decir nada de otra importante faceta, la económica y fiscal, que no deja de ser una ilegalidad y evasión de impuestos que estas actividades clandestinas llevan aparejado, y que su clientela contribuye a su existencia.
Para eso estamos las clínicas autorizadas, para eso estamos los profesionales titulados, y para eso pagamos impuestos por nuestras clínicas y nuestras actividades, pues hay que cumplir la LEY, además de contribuir en la manera de lo posible, a la creación efectiva y real de puestos de trabajo.
Y si alguien duda de este tema, basta solo echar un vistazo al contenido del artículo 403 del actual código penal, y se convencerá, pues estas actuaciones son delitos, y están castigadas con prisión.
Creo que tenemos que ser consecuentes con nuestros actos, y no poner nuestra salud en manos de cualquiera, si realmente nos preocupa la misma. Pero no toda la culpa es de esos intrusos, sino que los propios ciudadanos que usan este tipo de servicios clandestinos, además del importante riesgo que corre su salud, contribuyen de forma muy eficaz a que existan y se mantengan activos estos personajes, que estafan y engañan a todos. Y de las autoridades ni hablamos, pues a veces hasta ellos mismos son usuarios de estos subterfugios, sin importarles lo más mínimo.
España es así. Los españoles somos así.
sábado, 10 septiembre 2016
About the Author

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
UA-61027937-1